Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 11 de junio de 2017

*DEGENERACIÓN*

                                                                                                                    

Dedicado: a los que se creen que llevan siempre la razón.
                                                                                                                                          





Resulta tan nefastos como escandalosos los lamentables y vergonzosos espectáculos, ya nada raros, desgraciadamente, en los campos de fútbol, especialmente donde juegan partidos niños a los que mayormente asisten sus familiares. Esos padres hechos unos energúmenos peleándose a puñetazos limpios  gritándose expresiones escatalógicas y groseras. ¿Qué están transmitiendo a sus hijos? qué modelo de convivencia les ofrecen?

Esos encuentros con los tutores de Primera Enseñanza que faltan el respeto y hablan al profesor de manera procaz y encima poniéndose absolutamente de parte del niño sin escuchar las motivaciones de las llamadas de atención del docente?

Todas las estadísticas apuntan que ese colectivo de padres, (siempre sin generalizar), son los que de jovencitos hacían las tristementes famosas "botellonas" y contestaban muy mal, incluso amenazantes a una persona mayor que les recriminaba su comportamiento escandaloso e incívico, cuando dejaban la calle o plaza hechas unos estercoleros...


De nada o casi nada vale a la concurrencia para evitar los resultados catastróficos de sus conductas si antes no se la instruye explicando el modo de fortalecer a base de valores sólidos y éticos para conducirlos a través de una enseñanza positiva y digna. El hombre primitivo es siempre salvaje por eso no puede ser el hombre moderno si olvida la ética, es decir, la moral. Las normas de convivencia vigentes durante siglos en la sociedad. Para convertirlo en un ser civilizado es preciso no sólo practicar la gimnasia física, sino también la gimnasia intelectual y moral, en mi opinión. Soy madre de  cuatro hijos.

Por supuesto, tampoco valen soluciones si una se obstina en confundir moralina con rectitud, hipocresía con honestidad anarquía y falsedad con libertad y discreción. Es decir, si  no somos capaces de distinguir donde está el mal y el bien. En suma: si no sabemos debatir, discurrir, lógicamente sobre esos dos conceptos básicos, los sobresaltos, las amenazas, abusos de todo tipo, y violencias continuarán llenandonos de congojos y sufrimientos cada vez que recorramos las páginas de cualquier periódicos, o peor aún, cuando circulemos por la calle.

Cuando en ocasiones, un profesor te comenta preocupado la conduzta agresiva, grosera, indisciplinada, reincidente e insolidaria y nada tolerante, sobre todo, irrespetuosa, ya hay ahí mucho mal, pero aún es recuperable, por favor, tómatelo con el mayor interés  agradécele su ayuda y atención, respáldalo y toma cartas en el asunto. No le haces ningún favor a tu hijo diciendo (y menos delante de él), que son "travesuras propias de la edad, que no tienen importancia y que con los años ya se arreglarán. Hoy día los sufridos maestros/as son hasta agredidos por los alumnos de padres demasiados permisivos e irresponsables.

Los pilares de la sociedad se encuentran en la familia primero, después en la escuela, ambas deben unir sus esfuerzos, controles e interés en potenciar la buena educación de los chavales, pero ¡Ojo! la escuela es una colaboradora, su misión  básica es la enseñanza lo demás es trabajo de los padres y familiares. No se puede delegar vuestra sagrada tarea en la escuela.

Se rompe lo establecido, con malísimas consecuencias, como estamos viendo. Me causa preocupación y tristeza leer en la prensa que chavales que prenden fuego a contenedores en las calles, rompen farolas  y  determinados padres denuncian los correctivos sancionadores que un juez  les ha impuesto. En vez de hablar y recriminarle su conducta, salvaje, (que debió estar vigilante  mucho antes, pediente). Les hacen un daño tremendo poniéndose de su lado, enseñandole así ir en contra de la ley, de la moral, de lo que distingue al ser humano del oragután: el razonamiento. Los chavales se crecerán con la postura de determinado colectivo de padres. Por otra parte, no resulta raro que de unos progenitores así las consecuencias de la educación recibida den como resultados tan espezlunantes y horribles consecuencias.

Naturalmente, no se puede generalizar en nada en esta vida. Sabemos que hay una sana y positiva juventud en nuestra sociedad, pero también que hay un colectivo de ella que no han estado bien enseñados desde niños y que en la actualidad tienen una conducta incívica, antisocial y reprobable, esos jóvenes ¡Ojo! Serán en parte los que en un futuro no muy lejano pueden ser jueces, ¿se imaginan ustedes cómo administrarán la Justicia? Podrán ser polícias ¿esos son los que nos protegerán y defenderán de actos delictivos? ¿Y de profesores, qué enseñanzas y valores transmitirán? ¿De médicos, qué entenderán por responsabilidad y humanidad?

Pienso que ha habido dejación acusada de eficaces cumplimientos por parte de las autoridades cuando empezaron las "botellonas", en su parte más negativa, con fuerte "tufillo" a votos. Un cierto colectivo de padres demasiados permisivos, comodones e irresponsables, se ha roto lo establecido por una amplia parte de la sociedad con pésimas consecuencias.

La enorme corrupción que hoy padecemos es consecuencia de la carencia de respeto y escrúpulos por no haber puesto coto a esta nefasta "infección" que ya azota a toda la sociedad desde las altas esferas e instituciones, salía casi "gratis" delinquir muy generalizada, a unos colectivos de empresarios, políticos, banqueros, etc, y todo el peso del  "Estado de Derecho", para el resto, salvo honrrosas excepciones, claro...Por último, el apañar jueces cojonud...según el delicuente sinvergüenza de turno, aunque no le corresponda el puesto, pero le "gusta" , eso es suficiente, lo que hemos oído todos los españoles, como somos memos, no lo hemos interpretado bien, jaaaaaaaaaaa ¡Qué asco!

Mari Carmen.





24 comentarios:

  1. Es una pena como los valores son cada vez más dificiles de inculcar. Nuestros propios hijos se revelan, creyéndose amos del mundo. Yo por suerte, tengo dos hijos nobles, que han escuchado mis palabras y seguido sino todas, al menos una parte importante. Aun así, es una lucha constante. Muchos besos preciosa :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que en los "coles", institutos hay de todo y el riesgo siempre está cercano, pero si las raíces son fuertes tenemos mucho logrado para no perder la "cosecha". Mis hijos jamás necesitaron el alcohol para divertirse, ni el tabaco para ser una chavala liberada ni el varón más hombre. Eso sí, no eran niños de la llave, ya me entiendes. Pero ahora creo que todo está peor que cuando ellos estaban en el instituto. Cuando se hizo la Transición, éramos unas chavalitas, comparemos aquellos políticos con los de ahora, aquellos eran una muy aceptable talla política, ahora, (sin generalizar), ¡Aggggggg! Qué asco.

      Eliminar
  2. Genial mi paisano el Juez Calatayud.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan, Me encanta este juez. Ya lo he traido otras veces al blog, además sigo su blog. Me quedo pasmada y espero que se quede en activo muchooooooooooooooooooooo Tiempoooooooooooooooooo!
      Gracias por opinar, eres un cielo.
      Besos.

      Eliminar
  3. La degradación que se vive en nuestro entorno social, es fruto del "todo vale" para conseguir los objetivos personales, normalnemte vinculados al aspecto monetario de la vida.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni una coma por añadir, Alfred, lo has condensado pero mejor explicado que yo.
      "Chapo".
      Un besote.

      Eliminar
  4. Un tema importante. Habría que educar a los padres antes que a los niños. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Susana, los padres de estos pequeños futbolistas son los que en un amplio colectivo se iban de borrachera y dejaban las calles y plazas convertidas en pocilgas y no respentando el descanso de los vecinos, muy avanzada la noche...sin que apareciernan la polícia...ya estaba agravandose nuestra sociedad...
      Besos.

      Eliminar
  5. Sobre este tema se puede hablar largo y tendido, pero a que conclusión llegamos? somos capaces de solucionarlo?. Solamente en nuestra pequeña parcela, en nuestro circulo más inmediato debemos estar alerta y saber conducir por el camino correcto a nuestros hijos y nuestros nietos,
    Si la sociedad está en el grado de corrupción que está, si los gobiernos se dejan llevr solo por interees económicos ,que estamos enseñando al pueblo? .......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dices muy bien, Concha. Pero ni tus hijos ni los míos y miles de más chavales de la época no entraron en esas malas prácticas y eso quiere decir algo. Tuvieron una buena educación, cultivando los valores y la cultura. Tus nietas también van por ese sendero en la vida. Si las raíces son fuertes, resisten. Eso le comenté a nuestra amiga Margarita. El riesgo está en que se rompe lo establecido y los políticos tienen mucha culpa porque son los primeros que no respetan las leyes ni a los ciudadanos, sus derechos. No obstante no pierdo la esperanza que alguna vz esto tieene que cambiar para mejor. No escatimar en Educación, denunciar, Presionar en la calle con esta degeneración de todo tipo de abusos, eso para empezar...

      Son tan enormente pobres que sólo tienen dinero, ¡Qué bochorno y asco dan!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. ¡Qué alegría me das verte de nuevo por esta tu casa!
      Pues viniendo de tíme das un alegrón, como Profesor de la Universidad de Cádiz el tema lo tienes muy sabido.
      Abrazetes, pareja.

      Eliminar
  7. Vivimos una época en que ya no se respeta nada ni a nadie y es muy triste ver cómo se van perdiendo todos los valores éticos y religiosos,ya todo vale fastidie a quien fastidie..... así nos va y esto irá en aumento si no se toman drásticas medidas. Da vergüenza ver a los políticos que son los primeros que deberían dar ejemplo y es todo lo contrario y ya no es la corrupción que hay, es también verlos cómo se insultan entre ellos en cualquier debate o en El Congreso y eso lo vemos todos y yo al menos me avergüenzo de tanta mala educación y falta de respeto a los que votamos.......Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni una coma más, coincidimos en todito.
      Buena respuesta.
      Besos.

      Eliminar
  8. Muy de acuerdo con tu reflexión. Cuantas veces he citado a padres, y lo primero que me decían, era que no podían con él, en casa...señores, pues si ustedes no pueden, aquí vienen a que les enseñemos, no, a que les eduquemos. De ahí, de la familia, parte el problema. En la escuela de fútbol de Gerena, que es donde resido actualmente, algunos entrenadores han tomado una sabia decisión, de expulsar al niño del equipo, que sus padres vociferan o insultan a contrarios, o al equipo técnico, y parece que todo va mejor; lo malo de esto es, cuando visitas a otros equipos, en donde pasan del tema, y tienes que aguantar estoicamente, las memeces e insultos de los padres. Además he comprobado que esa tensión que se produce en las gradas, repercuten negativamente en la actitud de sus hijos en el campo. Una Pena.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel. Cuando era joven, en mi panda nadie bebía. Mis hijos tampoco precisaron emborracharse para divertirse...
      Bueno, mejor te pasas por los comentarios, si te apetece, y verás que entre los seguidores no existe ningún bichito raro...
      Una alegría verte de nuevo.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  9. y... se supone que el deporte hace mejores personas, pero con el mal ejemplo de los mayores no iremos a nisguna parte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo que no van a ninguna parte? A mí me parece que pueden ir al hospital o a la cárcel, después del lamentable bochorno que hemos pasado los demás y el espantoso ejemplo para sus hijos y sociedad...
      Agradecida por tu participación.
      Otro abrazo para tí.

      Eliminar
  10. Magnífica entrada y buenísimos comentarios, a un problema que se veía venir hace tiempo. Lo malo es que siempre la preocupación viene de familias que no tienen problemas; los que realmente los tienen, hacen la vista gorda y si los demás hacemos manifestaciones o protestamos de alguna manera, somos catalogados de moscas cojoneras.
    y así nos luce el pelo, pero por lo menos nos queda el derecho a la protesta,espremos que no nos quiten ese derecho los que mandan. Besillos resignados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tengo unos comentarios buenísimos ya lo sabes tú muy bien que desde que empezamos juntas esta aventura del blog me has seguido fielmente, de ellos se aprende "tela".
      Ya lo has confirmado también.
      Muchos besos.
      La mosca cojonera.

      Eliminar
  11. Mi padre decía que ahora a pesar de que la gente cada vez tiene más cultura y estudios son más salvajes que antes; ahora la juventud una mayoría no respeta a nadie, y los padres otros salvajes de marca mayor: La solución es cuatro hostias a esos padres, y dos a los hijos.Porque ahora que la gente que se dedica a la enseñanza, hay niños de mierda que los insultan y pegan hasta a los profesores, a eso no hay derecho. Y encima van los padres, porque el maestro recrimine una mala acción de sus hijos, y los ponen a parir.

    Besos mari carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Rafa, me has comprendido perfectamente. A mi me indigna, preocupa y entristece esos determinados comportamientos que padecemos los ciudadanos conscientes y cívicos y que gracias a que todavía somos muchos, pero esos nefastos colectivos a los que me he referido hacen un daño enorme.
      No soy vieja, pero sí ya tengo una edad y he conocido etapas de la vida. Antes, una persona mayor era respetada y si recriminaba una travesura, (que no gamberrada), se bajaba la cabeza y se dejaba de hacer el tontajo. Los maestros/as eran muy considerados, y se tenía en cuenta sus consejos ¡Eran los colaboradores de los padres en la formación del chaval! Se hablaba a los padres con cariño pero respetándolos. No se precisaba el alcohol ni el tabaco para pasarlo bien. las compras? Pues si querían cosas extraordinarias y no disparatadas, tenían que ganarselos ellos, los chavales. Así se ensañaban a los hijos a apreciar el valor de conseguir las cosas las cosas, no el precio de ellas. Posiblemente se puede mejorar mi entrada, si alguien lo desea, que no dude en decirmelo, estamos entre amigos y en un deseo compartido de tratar de aportar en positivo en un bien común. Admito todas las sugerencias y estoy abierta a las críticas, prefiero a la persona que me dice algo si cree que la he podido molestar, que me mire de frente y con honestidad me lo diga y no el feo detalle del silencio absurdo y equivocado.
      Ya sabes algo más de mi...
      Agradecida por participar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Hola amiga. Cuando el espíritu humano despierta de su ofuscación se queda perplejo de la serie de barbaridades que se pueden cometer. No nos enteramos que cultivar la violencia y practicarla genera más violencia e incomprensión y así nos luce. Nos queda mucho camino y actitudes que cambiar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegrón verte de nuevo! Pensé que te habías olvidado de mí, jeeeeeeeee...
      La situación es francamente preocupante y comienza a ser peligrosa.
      Los malos modos y la violencia es un boumerán que nos devuelve todo lo malo y negativo que un colectivo determinado "escupe".
      Gracias por comentar, no te prives, jeeeeeee...
      Besos.

      Eliminar

A la espera de moderar comentario