lunes, 29 de junio de 2015

DEFINICIONES QUE NO ESTÁN EN EL DICCIONARIO



AHORRO: palabra que en la actualidad se debería escribir sin h, para economizar, por aquello de la crisis.

AMOR: palabra de cuatro letras, dos vocales, dos consonantes y dos idiotas.

BARAJA FRANCESA: dícese de la baraja que utilizan los ingleses cuando juegan al póker americano. Está fabricada en España y en ella pone "Made in Hong-Kong".

CALVO: ah, ese es un donante de pelo.

DIRECTOR DE ORQUESTA: individuo que en todas sus actuaciones da la nota.

ACATAR: obedecer ciegamente la orden de probar el vino.

CANDADO: es un perro regalado.

GUERRA: es la política, pero usando otros medios.

IGNORANTE: persona hermosa cuando lo es y estúpida cuando lo parece.

CHATARRA: trasto inservible que después de años guardado tiramos y no pasa ni 48 horas cuando lo necesitamos.

ANIMALES: únicos seres con sentido común.

ELECTRICISTA: tipo que logra su trabajo por enchufe, asunto que ocurre de manera corriente,

JAMÓN: exquisito pedazo de momia.

MATRIMONIO: lo contrario a patrimonio.

MEDICINA: entretener al paciente mientras la sabia naturaleza le va curando.

AVARO: persona que vive como un pordiosero, por temor a dejar de serlo.

ADVERTENCIA: amenaza en plan guay.

CEBRA: borrico con pijama.

COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN: grupo de incompetentes, nombrados por perezosos inútiles para hacer lo inecesario y que nos sale carísimo.

COCO: es una fruta terrorífica.

FELICIDAD: estado pasajero que presagia ná bueno.

PICARDÍAS: prenda de vestir nocturna que estímula el corazón.

PRESENTIMIENTO: timbre de alarma de los sentidos.

SILENCIO: es el más confortable de los diálogos, a veces.

PUERTA GIRATORIA: macanismo que unas veces sirve para salir, otras para entrar y las más para pillarte los dedos.

ÓPERA: lugar en el que le pegan puñaladas a un tío por todas partes, y en vez de morirse, canta.

INTELIGENCIA: es algo de lo que muchas personas presumen y muy pocas tienen.

FE: creer sin evidencia en algo que dijo alguién sin conocimientos, sobre cosas sin fundamentos...   


Dicho en reuniones en La Caleta gaditana en vacaciones y cada uno soltaba lo que se traía, nos lo pasábamos genial...
                                                              
                       

domingo, 28 de junio de 2015

REFLEXIONES MIENTRAS PASEO

                                                                                          
Foto: Santiago Martín Moreno
             






Hoy muy temprano me fuí a pasear al Parque de María Luisa, mi preferido de Sevilla, también me pasé por nuestra Plaza de España. Una gozada, la brisa fresquita mañanera, los pajarillos buscando el sustento, trinando y una calma estupenda, dado que es domingo, digamos que disfruté del paseo mucho más que otros días. Hice fotos para decorar otras entradas que estoy hilvanando y, sobre todo, me puse a observar. Aprecio cierta mejoría en el entorno...

Me encontré con un grupito de jóvenes,  más bien tirados en dos bancos, con cara de sueño y pese a estár juntos no hablaban entre ellos, estaban dale que te pego con el móvil, el whatssap. Parece mentira que ahora se tenga tantos medios de comunicaciones y no se practique la más elemental de todas: la fluída conversación, directa y, por lo general, más enriquecedora. Los críos con la consola y maquinitas y la juventud con el móvil ¡Se aislan! Al regreso, observé que por los pelos, hoy en Sevilla pudimos lamentar una desgracia. Un chaval, escúchando música, cruzaba obsorto la calzada con la mirada puesta en el dichoso whatssap, le grité tan fuerte pude...¡Y me oyó! Un coche frenó a tiempo, cuándo el muchacho daba un salto atrás. Esto ya es una pandemia. Es muy lamentable que no se sepa sacar el partido adecuado a las altas tecnologías, que deben usarse para ayuda del ser humano, pero no para una dependecia casi total, tan nefasta como absurda, Y no son ajenos determinados colectivos de padres que siendo un crío pequeño ya les regalan por los Reyes Magos, fin de curso, cumples, etc un flamante móvil y no baratito...No tienen edad para eso aún. Deben ir recibiendo según la madurez que vayan adquiendo, me parece a mí.

A ver: "Un cuchillo te puede salvar la vida...O matarte", según el uso que hagas de un artilugio, ya sea antiguo o moderno ES EL USO Y LA MADUREZ DE LA PERSONA PARA SU MANEJO. Yo tengo un nietecito y crean que no le dejaría un cuchillo ¿me explico?
 Plaza de España, Sevilla.

                                                                                                                                                                                      

jueves, 25 de junio de 2015

REFLEXIONES CON MORALEJAS: HIJOS

Un día nuestros hijos se marcharán de la casa y cuando la pareja se encuentre juntos, maduros y el nido vacio, recordaremos lo que les dijimos el día que marcharon:
"Podemos enseñarte cosas, aportarte otras muchas, cuidarte y ocuparnos de lo que podamos, pero no de tu vida, que la tienes que vivir tú. Lo que sí podremos es ayudarte a construirla. Empiezas una nueva etapa, sabes que siempre estaremos a tu lado para todo mientras vivamos. Esta etapa para nosotros es un premio extraordinario. Hemos culminado nuestra tarea y con gozo veremos el comienzo de la vuestra"...
Especialmente a todos los padres que me sigan.
Lo comparto con vosotros, fieles seguidores, pero lo mejor viene  más abajo con las reflexiones de D. José Saramago...
Amistosamente.
Mari Carmen.



martes, 23 de junio de 2015

LAS SUPERSTICIONES SEVILLANAS DE ANTAÑO: LA SEVILLA QUE SE NOS FUE, IX





En Sevilla, y otras partes de España, existían infinidad de creencias supersticiosas. La palabra SUPERSTICIÓN viene de SUPERSTITE, que significa "SOBREVIVE", o sea, que eran creencias supervivientes de antiguas religiones, posiblemente desde la época de los tartessos, pasando por no pocas supersticiones , célticas, romana, y árabes.

Así, la creencia de la que la muerte, invisible pero en figura fantasmal de esqueleto con sudario y guadaña, pasaba siete veces junto a las parturientas, cuatro veces por encima de la cama y tres por debajo. Para conjurar el peligro de que la parturienta muriese, lo mejor era que algún familiar: madre, suegra, hermana o abuela, estuviera rezando mientras duraba el parto. Se conjugaban así una creencia supersticiosa de religiones antiguas, y una practica cristiana, la de la oración.

Otra oración para las tormentas: para evitar que el rayo cayese en nuestra casa, se efectuaba echando sal superstición antigua, y rezando a Santa Bárbara Bendita, o encendiendo una vela que había estado en el Monumento Eucarístico del Jueves Santo. Estas oraciones, no piense el lector que son recogidos  de libros antiguos, sino que fueron transmitidos por los mayores de las familias.

Con la llegada de la radio y el cine que invadieron nuestras casas y costumbres, fueron progresivamente borrandose estas supersticiones, como casi todos los aspectos diferenciales de la cultura.

He aquí algunas muestras de oraciones a las que se atribuían poderes mágicos. Yo las he conocido  a través de mis mayores y las he oído en otras casas de vecinitas.
Oración cuando un niño se atragantaba:

"San Blás, San Blás
que mi niño se va a ahogar".

Oración que rezaban los niños al acostarse:

"Con Dios me acuesto
con Dios me levanto
la Virgen María
y el Espíritu Santo".

"Cuatro esquinitas
tiene mi cama,
cuatro angelitos
que me la guardan".


"San Miguel
San Gabriel
el Ángel de mi Guarda
y San Rafael
y me dicen
(fulanito, aquí su nombre), 
duerme y reposa
no tengas cuidado
por ninguna cosa".

Ensalmo para las heridas pequeñas:

"Sana sanita, sanita sana
culito de rana
si no sana hoy
sanará mañana".

Oración después del baño y ponernos muda limpia:

"Bendita sea tu pureza
eternamente lo sea
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza
a Tí Celestial Príncesa
Virgen sagrada María,
te ofrezco en este día
alma, vida y corazón 
mírame con compasión
no me dejes Madre mía".

Esta oración, escrita por Fray Diego de Cádiz, se les enseñaba a los niños desde pequeñitos a rezarla durante el momento en que se estaban cambiando de ropas interior, a fin de que la visión de su propio cuerpo desnudo, no les indujera a malos pensamientos, teniéndoles entretenidos el pensamiento  en la oración.
(¡Toma yá, ! ¡Qué cosas tan disparatadas!).

Otra que no tenía desperdicio era cuando extraviábamos algo,
era la de San Cucufat, para "obligarle" a que nos ayudara a encontrar cualquier objeto perdido.

San Cucufato, San Cucufato
los cojones te los ato
si (aquí el nombre del objeto)
aparece te los desato
mientras no me ayudes,
no te los desato".

Al hacer este conjuro, había que tener un pañuelo en el que se echaba un nudo simulando atar en él los testículos de San Cucufato, a quien  según la leyenda, le martirizaron por ser cristiano, dandole suplicio de colgarle por los testículos...
(¡AY , QUÉ PUPITAAAAAAA!!!).

La persona que hacía el conjuro, golpeaba con el pañuelo anudado los muebles, o lugares por donde se suponía haber perdido el objeto.

Oración para protegerse de las tormentas:

Santa Bárbara Bendita, 
que en el cielo estás escrita
con papel y agua bendita
en el árbol de la Cruz, 
Jesús, Jesús
mil veces Jesús".  

 Basado:
"La Sevilla que se fue"
José Mª de Mena
4ª edición
Editorial Castillejo