domingo, 30 de agosto de 2009

ALGUIEN SUPO VERLO




Alguien vió algo en tí alguna vez. A ello, en parte, se debe que ahora estés donde estés. Pudo haber sido un responsable y precavido padre, una buena maestra observadora, un atento jefe, un patrón agradecido, una intuitiva y valerosa madre o simplemente un buen amigo que hurgó en su bolsillo, aquel día en que estabas en gran apuro y te dió un dinero. Quién quiera que haya sido, tuvo la gentileza, cariño y la previsión de creer en tu futuro. Esas son dos hermosas características que distinguen al ser humano del orangután.

En las próximas 24 horas, sugiero que dediques diez minutos a escribir una nota de agradecimiento a quien te haya ayudado, dar un fuerte abrazo a tu marido, tu leal compañero en la vida y que siempre te ayudó en tus proyectos y supo sacrificarse por el bien de la familia, un gran beso a tus mayores por su amor y dedicación. Así mantedrás viva una relación maravillosa. A propósito, pienso que otros diez minutos a dar una oportunidad a alguien más ¿Quién sabe? Tal vez algún día recibas una carta amable que podría ser uno de los mensajes, más satisfactorios y entrañables que hayas leído


Mari Carmen

LA AMISTAD



Los amigos poseen el poder terapéutico del médico, la habilidad del mago, curan la melancolía y nos estimulan con su ingenio.

La amistad es, como la dignidad, una conquista de igualdad entre los seres humanos que ha costado mucho alcanzar. Su pérdida afecta a la integridad afectiva de la persona . Cuando se rompe, frágil como es la naturaleza y ancho su mantenimiento, la vida merece menos la pena.

La verdadera amistad es una conquista permanente, un bien trabajado al que mimar con la inteligencia y saber defender si llega el caso. Hagamos, pues, cobijo de la amistad. Nuestros amigos, los de verdad, acompañan los deseos más intimos, disfrutan con nuestros logros, sufren más de lo que creemos cuando el pesar nos atenaza el ánimo o la desgracia nos fulmina. Son capaces de aliviar frustraciones, enderezar un mal paso que dimos, apoyar la voluntad si flaquea y hacernos sentir en forma. Poseen el poder terapéutico del médico, la habilidad del mago, curan la melancolía pues provocan una oportuna sonrisa inocente y nos estimulan con su ingenio.

Es tiempo de que reivindiquemos la amistad como imperativo vital, como conquista de una sociedad avanzada. Sólo así alcanzaremos una paz sólida y solidaridad que será práctica común. Hagamos de nuestras relaciones de amistad sustento importante de nuestro estado de bienestar espiritual. Porque abandonados al amor de los amigos seremos más felices y , probablemente, mejores personas.



(Recopilado)


Mari Carmen


viernes, 14 de agosto de 2009

DICCIONARIO COLOQUIAL SEVILLANO-GADITANO





LETRA A:







Achocar: partirle la cabeza a alguien.



Achocadura: lesión sangrante en la cabeza.



Aesira: Algeciras.



Age: gracia, angel.



Angurria: ganas de mear.



Amá: mamá.



Apoquinar: pagar, saldar.



Alfiler: pinzas de tender ropas.



Avellana de los toros: avellana que no es cacahute.







LETRA J:





Jamacuco: golpe.



Jartá: gran cantidad.



Jartura: cansancio.



Jartible: pesado, tedioso.



Jechura: indumentaria, modo de hacer.



Jibia: agonía, tacaño.



Jipato: saciado.



Jipi: rastro, mercadillo.



Joío: jodido, fastidiado.



Julandrón: traidor, mala persona.



Jundale: atacale.







LETRA B:





Baina: persona de poco aprecio.



Bajío: mala suerte.



Basca: gente.



Bruto: eructo.







LETRA C:





Caaaaaaaaaaabrón: portero del otro equipo sacando de puerta.



Cadi: casco antiguo de Cádiz. Equipo de fútbol.



Cahecho: qué has hecho?



Cañaílla: natural de S. Fernando.


Casa puerta: gaditano, (portal de la casa).

Zanguán: sevillano, (portal de la casa).




LETRA L:





Lacio: persona sin gracia, sosa.



Levantera: ventolera.



Liquindoi: punto de atención.







LETRA M:





Majá: mierda.



Manconao: de mal carácter.



Mancontrao: me he encontrado.



Maolillo: cateto.






Mojarra: pez sargo.



Morterá: gran cantidad de algo.

Miarma: afecto, complicidad, camaradería... (sevillano).